PROYECTO PASTORAL DIÓCESIS DE JALAPA 2016 - 2021

Proyecto Pastoral Diocesano

DSC06360-719-600-450-80.jpg

     Hoy conoceremos mejor el Corazón de María y, a partir de esta fecha, Fiesta patronal de la Fraternidad de la Madre de Dios, ponemos bajo su especial protección este Hogar; el cual, hoy se  abre para quienes lo necesitan por su especial estado de salud y donde serán acogidos y cuidados con un delicado amor, con ternura, paciencia, dulzura, apoyo, acogida sin límite, que nace del mismo Corazón de María (Mariaterapia). El Papa Francisco diría “con ternura”, como si fuera al mismo Jesús a quien se acoge. Estoy convencido que Jesús siente por quienes vivirán aquí la misma ternura y compasión que sintió en Naín cuando vio que llevaban  a enterrar al hijo único de una viuda: El Señor al verla se compadeció de ella y le dijo: - No llores (Lc 7, 13). 

 

     El evangelio nos presenta algo desconcertante, hasta increíble: Jesús se pierde entre los peregrinos que llegan a Jerusalén;  sus padres se dan cuenta tarde cuando ya han recorrido un buen tramo del camino de regreso. Al constatar el hecho se ven obligados a volverse rápidamente a Jerusalén y  encuentran a Jesús entre los maestros de la Ley escuchándolos y haciéndoles preguntas.  Cuando José y  María le preguntan porqué lo ha hecho así, él les dice:  ¿Porqué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme en las cosas de mi Padre?.  Dice el evangelio que ellos no lo comprendieron. El evangelio termina con estas misteriosas palabras por las que se eligió seguramente este evangelio para esta fiesta: “Su madre  conservaba todas estas cosas en su corazón”.

Continuar leyendo
en Noticias 4323 2
Calificar el artículo:
0

Bendición del Hogar -Inmaculado Corazón de María-

Bendición del Hogar -Inmaculado Corazón de María-

Is 61, 9-11/ 1 Sam 2, 1. 4-8 Lc 2, 41-51.

En el día de la fiesta litúrgica del Inmaculado Corazón de la Virgen María, esta parroquia de San Raimundo de Peñafort, en San Carlos Alzatate,  se viste con su mejor traje de fiesta y hace suyas las expresiones jubilosas que tienen como actor a Dios mismo, tal como lo hace la primera lectura:

 

El Señor me llena de gozo,

y  mi Dios me colma de alegría.

Porque me vistió  con un traje de salvación

y me cubrió con un manto de liberación. 

 

     Esta alegría se hace más concreta, hasta la podemos tocar en los hechos que describe, en el salmo responsorial:

 

El Señor levanta del polvo al desvalido.

saca al pobre de la miseria.

Para sentarlo con los nobles,

y asignarle un puesto de honor.

 

     Hoy conoceremos mejor el Corazón de María y, a partir de esta fecha, que es Fiesta patronal de la Fraternidad de la Madre de Dios, ponemos bajo su especial protección esta Hogar; la cual, hoy se  abre para quienes la necesitan por su especial estado de salud y donde serán acogidos y cuidados con un delicado amor, con ternura, paciencia, dulzura, apoyo, acogida sin límite, que nace del mismo Corazón de María. El Papa Francisco diría “con ternura”, como si fuera al mismo Jesús a quien se acoge. Estoy convencido que Jesús siente por quienes vivirán aquí la misma ternura y compasión que sintió en Naín cuando vio que llevaban  a enterrar al hijo único de una viuda: El Señor al verla se compadeció de ella y le dijo: - No llores (Lc 7, 13). 

 

     Permítanme decir primero una palabra sobre el evangelio de la fiesta  y luego algo más sobre este hogar. 

 

     El evangelio nos presenta algo desconcertante, hasta increíble: Jesús se pierde entre los peregrinos que llegan a Jerusalén;  sus padres se dan cuenta tarde cuando ya han recorrido un buen tramo del camino de regreso. Al constatar el hecho se ven obligados a volverse rápidamente a Jerusalén y  encuentran a Jesús entre los maestros de la Ley escuchándolos y haciéndoles preguntas.  Cuando José y  María le preguntan porqué lo ha hecho así, él les dice:  ¿Porqué me buscaban? ¿No sabían que yo debo ocuparme en los asuntos de mi Padre?.  Dice el evangelio que ellos no lo comprendieron. El evangelio termina con estas misteriosas palabras por las que se eligió seguramente este evangelio para esta fiesta: “Su madre  conservaba todas estas cosas en su corazón”.

 

     Nosotros como María y san José no entendemos muchas cosas. No entendemos,  porqué hay tantos enfermos que necesitan ayuda. María hizo algo especial:  lo guardó todo en su corazón para meditarlo y profundizarlo y recibir la luz de Dios y luego hacer su voluntad.  

 

     En este hogar se experimentará el dolor de María por haber perdido a Jesús.   Y se experimentará también la alegría incomparablemente más grande por haberlo hallado.  En este hogar también nosotros, me incluyo e incluyo a muchas personas, tratamos de entender el Plan de Dios.  En este hogar las cosas no han sucedido ni sucederán por casualidad, sino que hemos de entender que es el amor de Dios el que ha inspirado y guiado cada paso que se ha dado desde el primer momento.

 

      No fue casual la visita de Jesús José al obispo en Jalapa-----------------------------------------.  No fue casual la visita que con él hicimos ese mismo día a San Carlos Alzatate. No fue casual encontrar reunidos al  P. Víctor Alvizures  y su consejo parroquial, formado por personas serias y dignas de la confianza de todo el pueblo de San Carlos Alzatate, entre ellos, don Vitalino Jiménez; no fue casual que ellos  indicaran que esta obra era el camino que Dios quería y Jesús José lo aceptara. 

 

      El dolor de María en su viaje de regreso a Jerusalén para encontrar a Jesús, está unido al dolor de los jóvenes y las muchachas que aquí necesitan salud y una fraternal solidaridad.  Dios es amor, ternura, compasión para quienes sufren.  En  otras palabras: el dolor de María termina cuando encuentra a Jesús en el templo.  En este hogar el dolor de María se mitiga cuando son atendidas las personas que lo necesitan. El nombre que lleva  -Corazón Inmaculado de María-  indica que María  con todo su amor de madre estará velando por sus hijos e hijas que vivan aquí. El Plan de Dios es atenderlos, cuidarlos, sanarlos, por medio de personas concretas que los han de acompañar y con la ayuda de toda persona que quiera colaborar.

 

II   

La segunda parte es preguntarnos por el hogar que hoy inauguramos.  Podemos responder muy humildemente que es un  hogar en donde habrá personas que en nombre de Jesús, el curador de la vida, recibirán a  jóvenes y muchachas que necesitan una especial atención sanitaria y espiritual.  Podríamos decir que es un lugar para encontrarse con Jesús y experimentar su misericordia.  “La misericordia de Dios no es una bella teoría sugerida por sus parábolas, dice un escritor, que conoce muy bien a Jesús.  Es una realidad fascinante: junto a Jesús, los enfermos recuperan la salud… Él los integra en la sociedad nueva, más sana y fraterna, mejor encaminada hacia la plenitud del reino de Dios” (Pagola,  Jesús,  aproximación histórica, 165).  Es decir, es un hogar donde se hará visible y experimentable el Reino de Dios, “que Dios está llegando y los más (necesitados) pueden experimentar ya su amor compasivo” (Ibid. 174).

 

La fuerza curadora de Jesús

Jesús contagia salud y vida.   Las gentes de Galilea lo sintieron como alguien que cura porque está habitado por el Espíritu y la fuerza sanadora de Dios.  La gente busca la fuerza curadora de su persona.  La gente no acude a él en busca de remedios o recetas, sino para encontrarse con él. Lo decisivo es el encuentro con él.  La terapia que Jesús pone en marcha es su propia persona: su amor apasionado a la vida, su acogida entrañable a cada enfermo o  enferma, su fuerza para regenerar a la persona desde sus raíces, su capacidad de contagiar su fe en la bondad de Dios.  Su poder de despertar energías desconocidas en el ser humano creaba las condiciones que hacían posible la recuperación de la salud. 

 

Jesús sufre al ver la enorme distancia que hay entre el sufrimiento de estos hombres y mujeres jóvenes hundidos en la enfermedad y la vida que Dios quiere para sus hijos e hijas.  Lo que lo mueve es su amor a los que sufren, y su voluntad de que experimenten ya en su propia carne la misericordia de Dios que los libere del mal. Para Jesús, curar es su forma de amar. Cuando se acerca a ellos para despertar su confianza en Dios, liberador del mal  devolverlos a la convivencia, Jesús les está mostrando, antes de nada, que son dignos de ser amados (Ibid. 175).

 

Jesús tiene su estilo propio de curar.  Lo hace con la fuerza de su palabra y los gestos de sus manos.  Al mismo tiempo, Jesús,  toca a los enfermos o les impone las manos. A veces Jesús “agarra” al enfermo para transmitirle su fuerza y arrancarlo de la enfermedad.  Las manos de Jesús (según narran los evangelios) bendicen a los que se sienten desafortunados, tocan a los leprosos que nadie toca, comunican fuerza a los hundidos en la impotencia, transmiten confianza a los que se ven  abandonados por Dios, acarician a los excluidos. Era su estilo de curar. 

 

Jesús no aporta sólo una sanidad física.  Su acción sanadora va más allá de la eliminación de un problema orgánico. La curación del organismo queda englobada dentro de una sanación más integral de la persona.  Jesús reconstruye al enfermo desde su raíz: suscita una confianza en Dios, lo arranca del aislamiento y la desesperanza, lo libera del pecado, lo devuelve al seno del pueblo de Dios y le abre un futuro de vida más digno y saludable (Ibid. 174-177). 

 

¿Cómo lo hace? Jesús comienza por reavivar la fe del enfermo. De diversas maneras se esfuerza para que confíen en la bondad salvadora de Dios, que parece haberles retirado su bendición.  “No temas, tan solo ten fe” “todo es posible para el que cree”.   El enfermo no se siente ya solo ni abandonado; acompañado y sostenido por Jesús, se abre confiadamente al Dios de los pobres y los perdidos.  (…) La fe pertenece, pues, al proceso mismo de la curación.  Jesús no cura para despertar la fe, sino que pide fe para que sea posible la curación.  (…) Al creer cruza una barrera y se abandona al poder salvador de Dios. 

 

Jesús no pide fe en su poder misterioso, sino en la bondad de Dios, que se acerca a salvar del mal, despertando incluso posibilidades desconocidas que no están de ordinario a la disposición del ser humano.

 

Jesús trabaja el  “corazón” del enfermo para que confíe en Dios, liberándose de esos sentimientos oscuros de culpabilidad y de abandono de parte de Dios, que crea la enfermedad. 

 

Jesús lo cura poniendo en su vida el perdón, la paz y la bendición de Dios. Al mismo tiempo Jesús lo reconcilia con la sociedad. Enfermedad y marginación van tan estrechamente enlazadas que la curación no es efectiva hasta que los enfermos no se ven integrados en la sociedad.  La sociedad no ha de temerlos sino acogerlos.  Por eso Jesús los toca, los libera de la exclusión.  Jesús con esto no está sólo curando al enfermo sino que también llamando a la sociedad entera.  Está llegando el Reino de Dios. Los enfermos no han de ser mirados con miedo, sino con compasión. Como los mira Dios (177- 178).

 

Conclusión: Hemos de contemplar en este hogar desde el corazón de María y descubrir en ella el proyecto de Dios para quienes vivirán en ella; es un hogar  de vida y esperanza, de alegría y curación.  Aquí se practicará la Mariaterapia, es decir, la técnica de María para sanar enfermos.

Este hogar y quienes la habitarán nada tienen que ver con ningún otro interés.  

Esta es un hogar de servicio y la mueve ningún otro interés. Es un hogar de Dios, donde se ama y se sirve en su nombre.  Pero también es un hogar donde se necesita la ayuda de las personas que con su buen corazón quieran ayudar a cambiar en alegría la vida de los jóvenes que vivirán en ella. 

 

Mi agradecimiento muy sentido a Jesús José, que tomó sobre sus hombros esta carga, a  todas las personas que han ayudado a la construcción de este hogar y a que se abra oficialmente este día.  Dios los bendiga.  Agradezco a todas las personas de San Carlos Alzatate que confían sus hijos e hijas a la Fraternidad de la Madre de Dios.  Mi felicitación a esta Fraternidad de la Madre de Dios por estar celebrando hoy su fiesta patronal. Y que podamos contar siempre con la protección maternal del Corazón Inmaculado de María a quien confiamos este  hogar.  

 

“Cuando uno lee el Evangelio, se encuentra con una orientación contundente: no tanto a los amigos y vecinos ricos sino sobre todo a los pobres y enfermos, a esos que suelen ser despreciados y olvidados, a aquellos que <<no tienen con qué recompensarte>> (Lc 14, 14). No  deben quedar dudas ni caben explicaciones que debiliten este mensaje tan claro. Hoy y siempre, <<los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio”, y la evangelización dirigida gratuitamente a ellos es signo del Reino que Jesús que vino a traer. Hay que decir sin vueltas que existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres. Nunca los dejemos solos>>”” (Papa Francisco,  EG 48). 

 

San Carlos Alzatate, 28 de junio de 2014. 

 

 

Continuar leyendo
en Noticias 3058 0
Calificar el artículo:
0

 

b2ap3_thumbnail_Ordenaci__n_Sacerdotal_de_el_di__cono_J._Lu__s_098-665-800-600-80.jpgEste sábado 07 de Junio del 2014 se llevó a cabo en el Municipio de El Adelanto, Departamento de Jutiapa, la ordenación Sacerdotal del diacono Juan Luis Argueta Corado a quien Dios Padre le ha dado una nueva fuerza del Espíritu Santo para que pueda actuar a favor de su pueblo, pero ante todo ser MINISTRO DE CRISTO.

Un día lleno de esperanza y alegria, Juan Luis fue transformado por la gracia de Dios, experimentando un gran cambio en su ser en donde el Espíritu Santo lo hizo partícipe del sacerdocio de Jesús para que hable y  actúe en su nombre. Este cambio lo realiza el Espíritu Santo por medio de la imposición de las manos (signo sencillo de gran importancia que el obispo “Monseñor Julio Cabrera Ovalle” hace en silencio) y la oración del obispo (súplica en la que el obispo pide a Dios Padre que le conceda al que va a ser ordenado; Que el Espíritu Santo renueve su corazón;  que reciba el presbiterado y que su vida sea ejemplar).   

Continuar leyendo
en Noticias 5042 0
Calificar el artículo:
0


b2ap3_thumbnail_Imagen-Padre-Ricardo-Ramirez-.jpgPbro. Ricardo Ramírez Estrada

Nació en la aldea Concepción, Palencia, el 3 de abril de 1930.

Sus padres fueron: Alejandro de Jesús Ramírez y María Victoria Estrada.

Fue ordenado presbítero por Monseñor Miguel Ángel García Arauz, en la parroquia

Sagrado Corazón, en Jalapa, el 10 de marzo de 1976.

 

Fue párroco en el Sagrado Corazón,  en San José, El Adelanto,  en la parroquia de Santa Catarina mártir, Quezada y San José Acatempa; en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, Agua Blanca y en la parroquia de Nuestra Señora de las Mercedes, Sansare. Últimamente prestaba sus servicios en la parroquia del Sagrado Corazón y con las Hermanas de Marta y María.

Falleció el día 25 de mayo de 2014, en Jalapa.

El obispo, los presbíteros, las religiosas y los fieles laicos de la diócesis de Jalapa, agradecen al P: Ricardo su ministerio sacerdotal ejercido con gran amor a todas las personas.  Nuestras condolencias a sus familiares.

Descanse en paz, el P. Ricardo.

 

Continuar leyendo
en Noticias 7368 0
Calificar el artículo:
0

b2ap3_thumbnail_DSC05170.jpgCuarto Domingo de Pascua

El Buen Pastor

La diócesis de Jalapa a vivido este Domingo 11/05/2014 un día grande. Uno de sus hijos, Nery Antonio Nájera Gómez, fue ordenado diácono. Saludo y doy la bienvenida a la familia de Nery; sabemos de sus sufrimientos, deseamos que experimenten ahora la consolación de Dios. Saludo y doy  la bienvenida a la  numerosa representación de la parroquia del Sagrado Corazón que está presente, junto con su párroco; a los hermanos y hermanas que han venido de varias parroquias; a los seminaristas que estudian filosofía y teología, y a la querida comunidad vocacional de Jalapa donde Nery comenzó sus estudios y formación y que está ahora bajo su responsabilidad; también doy la bienvenida al curso propedéutico de Cobán y a sus responsables, los padres Orbil y Juan Manuel Barrientos Villeda. A los presbíteros de la diócesis de Jalapa, comenzando por el Vicario General.  Bienvenidas también las religiosas.

1. En este cuarto domingo de Pascua en los tres ciclos litúrgicos se leen en el evangelio fragmentos del capítulo 10 del evangelio según san Juan, que presentan a Jesús como Buen Pastor, cumpliendo las profecías de Jeremías (23, 3) y Ezequiel (34, 11-16). 

Continuar leyendo
en Noticias 6078 0
Calificar el artículo:
0

Facebook

Galeria

Parroquia San Agustín, San Agustín Acasaguastlán, El Progreso

Parroquia San Agustín, San Agustín Acasaguastlán, El Progreso

Gran Semana Misionera en la Parroquia San Agustín, San Agustín Acasaguastlán, El Progreso.